lunes, 12 de febrero de 2007

La familia es la familia

Hoy acabo de terminar de ver la segunda temporada de Los Soprano. De acuerdo, no soy muy original si me deshago en elogios con la serie. Lo cierto es que de un tiempo a esta parte se oyen elogios a la serie por todos lados, y personajes dispares de nuestra escena hispánica califica a Los Soprano como uno de sus espacios televisivos favoritos. Y no puedo negar que me revienta el hecho de que esta serie me guste tanto y saber que le gusta mucho también a cualquier mindundi sin criterio. Gajes del oficio, supongo.

Llego muy tarde, lo sé. No tenía Canal +, así que poder ver la serie cuando se comenzó a emitir me era imposible. Cuando me enteré de que La Sexta la había comprado la comencé a seguir con emoción. Ocurre que me cansé de tanto cambio de horario y día, y de tanta anulación porque había partido de fútbol. Desde entonces, el señor Emule (que dios lo tenga en su gloria) me proporciona dosis de placer cinéfilo en forma de los episodios de las temporadas uno y dos.

Ahora que acabo de acabar la segunda temporada, ya estoy pensando cuánto tardará la tercera en bajarse. Ahora ya estoy enganchado a las andanzas de Tony, quiero saber más, NECESITO saber más.

Omertá, onuri e sangu.

Lo mejor de la serie son los detalles. Todos son guiños, todos están cuidados, desde la música, especialmente en la segunda temporada (Sinatra, Stones, Boston, Otis Redding, …) hasta las referencias cinematográficas. Los personajes tienen carisma, y aunque retraten una cierta humanidad de la Familia mafiosa, no dejan de ser unos personajes trabajados. Muestra esa cutrez de los chándals de Paulie, Pussy o Chris, alejada de esos mafiosos trajeados, a excepción del gran Silvio Dante – Little Steven, quizás el peor actor de la tele, pero, señores, él es Silvio Dante, mi favorito. Cada vez que escuche Men Without Women ya no veré al guitarrista del pañuelo en la cabeza, veré a Silvio, siempre con esa mueca entre cabreado y acidez estomacal. O qué decir de Chris, afortunadamente no cogieron al estereotipo de actor de tele guapito y con planta: Chris es feo y desgarbado, pero, hey, es uno de los nuestros. Y esa Carmela Soprano, abnegada y temerosa de Dios, horrorizada por el trabajo de su marido, pero disfrutando no obstante de la vida de lujo y ostentación que le proporciona. Y Tony… cuando sea mayor quiero ser Tony Soprano, lo he decidido.

Canciones:

The Rolling Stones: “Thru and thru”
The Libertines: “Can’t stop me now”
Fun Lovin’ Criminals: “Big Night Out”

3 comentarios:

lorenZombie dijo...

Los Soprano es la mejor serie de la tele con mucha diferencia, lo que pasa es que para nosotros, los garrulos españoles también es una de las series más complicadas de seguir...

Que le vamos a hacer, para eso está internet, no?

kar dijo...

pozí... el día que cierren emule deberá ser día de luto nacional!!!!

lorenZombie dijo...

tienes la ilustracion de tu relato que te prometí colgada en nuestro blog, por cierto