lunes, 31 de diciembre de 2007

Los mejores discos de 2007

De un tiempo a esta parte, me cuesta bastante confeccionar una lista de los mejores discos del año. Me he vuelto perezoso para las novedades, o tal vez consumo cada vez más material de cualquier época. En fin, que no se diga que no hago el esfuerzo para los lectores de NDK: Ladies and gentlemen, los 5 mejores discos del año 2007, por Kar:

5.- Nouvelle Vague: Bande Apart
En el 5º puesto, una banda que descubrí con su debut, y que aunque silenciosamente, han vuelto a sacar este año un discazo a base de versiones en clave bossanova y lounge.



4.- The Cult: Born Into This
Veteranos que vuelven con mucha fuerza. El single de este disco, "Dirty Little Rockstar" está entre las dos o tres mejores canciones del año.



3.- Monster Magnet: "4-Way Diablo"
Hay que ver qué bien le sentó la sobredosis a Dave Wyndorf, que han vuelto con su mejor disco desde su ya lejano "Powertrip". En este nuevo trabajo parece que han vuelto al equilibrio entre su faceta más rockera y su faceta más psicodélica, y no me importa reconocer que no me esperaba un disco tan bueno, después de un par de precedentes irregulares.



2.- Mark Lanegan+ Soulsavers: "It's Not How Far You Fall, It's The Way You Land"
Mark Lanegan llevaba una temporada algo, digamos, "disperso", después de grabar aquél "Bubblegum" que supuso un pequeño bajón y hacer un millón de colaboraciones con otros artistas. Y este año, de repente, se camufla en los Soulsavers para sacar un disco que nos devuelve a la joya de Lanegan, su voz, su sensibilidad para los medios tiempos y las baladas oscuras, y el folk diabólico, y encima dos versiones que estremecen. Merecedora plata.



1.- Amy Winehouse: "Back to black"
La ganadora sin discusión. Para mí, este 2007 ha tenido un nombre y un apellido, Miss Amy Winehouse. La primera vez que escuché este disco fue por casualidad, uno de esos discos que te bajas, y ni los escuchas, hasta que varias semanas después, sin saber por qué, lo pones en el reproductor y... ufff, hacía meses que no me enganchaba tanto a un disco a la primera. En la prensa, y la tele, parece que sólo interesa lo que hace Amy, si se droga o si dice alguna estupidez, o si la detienen por enésima vez. Pero no, lo importante de ella es su tremebunda voz y rezar a dios o al diablo que no se nos pierda y nos pueda regalar muchos discos tan buenos como este. Felicitaciones a la ganadora.



Y a mí, no me queda más que desear un muy feliz año nuevo 2008 a todos los lectores de NDK, a los habituales y a los ocasionales, a los fijos y a los que vienen buscando fotos de Harvey Keitel o Belén Esteban en cueros. Feliz año nuevo!!

domingo, 30 de diciembre de 2007

Route 66 (get your kicks on)

No cabe duda de que no hay ninguna carretera en el mundo con más glamour y aureola mítica que la Ruta 66. Se trata de una antigua carretera que se creó en 1926, y que recorre una gran parte de los Estados Unidos desde Chicago hasta Los Angeles, aproximadamente unos 4000 km. Esta carretera está íntimamente ligada al rock, y ahora enseguida se relaciona rock y Ruta 66, prueba fehaciente de ello es la cabecera de una de las grandes revistas musicales de España, que se llama precísamente así.

Todo se debe, parece ser, a la canción que lleva por título "Route 66 (get your kicks on)", celebérrima, y que es un verdadero homenaje a dicha carretera. Sin embargo, y pese a que hoy en día es algo así como un standard de rock, el compositor y la pieza original poco tienen que ver con el rock. Esta canción la compuso el músico de jazz Bobby Troup, en 1946, inspirado por un viaje que recorrió casi toda la carretera en cuestión. Y es que la Route 66 fue, durante muchos años, el camino que recorrían las personas que emigraban hacia el oeste, como en las novelas de John Steinbeck. Volviendo a Bobby Troup, compuso este tema y se lo prestó a Nat King Cole, quien fue el primero que popularizó la canción:



Como veis, una versión diferente a la que estamos acostumbrados. Nat King Cole fue un cantante de jazz que aquí sólo recuerdan las abuelas, por aquello de que un buen día le dio por ponerse a cantar rancheras en un castellano macarrónico ("si adelittaahh se fuerra con otrouu"). Pero vamos, que su carrera tenía más interés que aquello. En cualquiera de los casos, fue Chuck Berry el que le diera al tema un barniz rockero que a la postre, convertiría la canción en el clasicazo que es hoy en día:



Esto ya es otra cosa, ¿no? Esta ya os suena más, seguro. Chuck Berry, sin duda un genio. Algún día alguien tendría que dejarlo bien clarito. Y quienes se empaparon de Chuck Berry y decidieron hacer su versión fueron unos primerizos Rolling Stones. De hecho, los primeros discos de los Stones tienen mucho de saqueo del legado de Berry, cosa que, por otra parte, muy bien le vino al viejo Chuck, quien vivió mucho tiempo de los dividendos que le generaban esos ingleses.



Esta es, para mi gusto, la mejor versión de "Route 66 (get your kicks on)" de la historia. Tempo adecuado, unos Stones jovencísimos con toda el ímpetu de su juventud, instrumentación cruda... magistral, una versión que supera los originales. Y seguramente, la versión más popular del tema. A partir de esta, se convitió, ya digo, en un standard, con muchísimas versiones, algunas más fieles, otras más atrevidas. En este caso, por ejemplo, The Cramps hacen una versión muy a su estilo, de blues primitivo oscuro:



Ahora, que para versión "diferente", la de Depeche Mode. Ok, algunos le tienen ojeriza a esta banda. Yo mismo, la odié durante años. Qué puedo decir, hoy en día me encantan. Esta versión la grabaron a finales de los 80's, y muestra como hacer una versión que realmente aporte y suponga un cambio respecto a la original:



No se puede decir que hayan caído en la convencionalidad. Otro que no ha caído en la convencionalidad ha sido Brian Setzer, quien con su orquesta, hizo también la pertinente cover. Pero Setzer la hizo no de la versión rockera, sino de la original jazz. Algo diferente a lo que estabamos acostumbrados:



En fin, cientos de versiones, y las que quedarán, que hacen de "Route 66 (get your kicks on)" un clásico en toda regla. Pero no quisiera cerrar esta entrada sin mostrar la versión hispánica definitiva, a cargo de Los Sirex, sí, esos que perpetraron el crimen de componer "Si yo tuviera una escoba", que en una pirueta con mortal, se cepillan la letra, eliminan toda referencia a la carretera americana, y la titulan "San Carlos Club". Olé sus huevos.



Y lo he de decir... en el fondo... me gusta esta versión!! es puramente American Graffitti, pero en versión barcelonesa. Para acabar, os dejo la letra (la original), para que podáis cantar, que sé que os gusta, tunantes!!

ROUTE 66
(Troup)

Well if you ever plan to motor west
Just take my way that's the highway that's the best
Get your kicks on Route 66

Well it winds from Chicago to L.A.
More than 2000 miles all the way
Get your kicks on Route 66

Well goes from St. Louie down to Missouri
Oklahoma City looks oh so pretty
You'll see Amarillo and Gallup, New Mexico
Flagstaff, Arizona don't forget Winona
Kingman, Barstow, San Bernadino

Would you get hip to this kindly tip
And go take that California trip
Get your kicks on Route 66

Well goes from St. Louie down to Missouri
Oklahoma city looks oh so pretty
You'll see Amarillo and Gallup, New Mexico
Flagstaff, Arizona don't forget Winona
Kingman, Barstow, San Bernadino

Would you get hip to this kindly tip
And go take that California trip
Get your kicks on Route 66



sábado, 29 de diciembre de 2007

El nadador melómano

Debe ser que este año he sido muy bueno. Debe ser, porque he recibido varios regalos, que Santa me ha dejado. Pero de entre ellos hay uno que me ha molado mucho, que hoy mismo he probado y me ha encantado: un reproductor mp3 sumergible. Qué sensación más guapa, tirarme a la piscina y ponerme a hacer largos mientras sonaban Bob Marley, King Khan, The Strokes o Lynyrd Skynyrd!!!

Hace muchos años que nado, pero no nos engañemos, más allá de la sensación del esfuerzo o de poder superarse en velocidad o en aguante, la natación no es precisamente un deporte trepidante. Es un deporte solitario, es un deporte además que permite una abstracción del mundo (estás sólo tú y el agua), es un deporte que permite darle a la cabeza, aprovechar para ordenar pensamientos entre brazadas, o comerse la olla, simple y llanamente. Es un deporte grunge, vamos. Por eso, desde hace muchos años pensaba que el día que se pudiera estar escuchando música en la piscina, eso sería fantástico. En una piscina, con suerte, sólo escuchas berridos de críos. Si tu suerte es peor, te topas con una piscina en la que tienen puesta algún tipo de cadena radiofónica o hilo musical, con los peligros de cutrez que eso conlleva. No ha sido así hoy!! Probablemente esta sensación sólo la comprendan realmente quienes practiquen o hayan practicado natación.


La natación: un deporte grunge

Por otra parte, el nadar es una práctica dura... cansa, a veces aburre, el agua está fría y cuando en la calle hacen 6ºC, lo último que apetece es tirarse a la piscina, si estás una temporada sin nadar, la sensación de cansancio y descontrol de la respiración aparece enseguida... Yo llevaba varios meses sin tirarme al agua, hasta hoy. Y lo cierto es que a ver si vuelvo a coger el hábito, que estoy completamente oxidado!! Pero vamos, hoy, rockeando en la piscina, estaba encantado de la vida.

Canciones:

Depeche Mode: "Route 66"
Jamie Cullum: "What a difference a day makes"
King Khan: "I wanna be a girl"

viernes, 28 de diciembre de 2007

Como Robert Capra

Esto de llevar siempre la cámara de fotos incorporada en formato móvil hace que a uno le salga de vez en cuando el venazo Robert Capra. Qué le voy a hacer, si en el fondo siempre quise capturar la realidad para manejarla a mi antojo...

Esto es lo que pasa en el interior de una sala de museo cerrada: que se acaba acumulando el arte como cuando llevabas ocho meses prometiéndole a tu madre que ibas a recoger tu habitación. Esto es el Museo del Louvre.


Es la nave de "Encuentros en la tercera fase"??? Es la familia de ET, que ha venido a por él? noooo, son The Rolling Stones en directo, el verano pasado. Unos tíos humildes, nada, cuatro tablas para escenario, dos guitarras,...


Pura manualidad en forma de arqueología rockera. Una cartulina grande, unas cuantas fotocopias, la mayoría de ellas de Popular 1, y listos. Quién necesita posters, cuando te los puedes hacer tú mismo? Se pasó más de una década en mi habitación de casa de mis padres. La redacción de NDK regala un lote de productos Cacaolat a quien sea capaz de enumerar todos los grupos y artistas que aparecen en el collage.

Este poster me lo regalaron cuando cumplí 18. Entonces acababa de descubrir a Kiss, y creedeme, eso fue un descubrimiento!! También se tiró bastantes años colgado de esa pared. Detrás, mis amigos entonces hicieron aquello tan típico de firmar. Apuesto a que, de todas las rúbricas, sólo mantengo contacto con dos o tres de sus propietarios/as.

Ya se lo dije a Lorenzombie que la moda de piel era el negocio definitivo: chupas, pantalones de cuero, botas camperas, cinturones de tachuelas... la moda piel rockea!!

Canciones:

The Sonics: "Don't You Just Know It"
The Offspring: "Gotta go away"
Alice Cooper: "Elected"

jueves, 27 de diciembre de 2007

Canciones para un 27 de diciembre

Seguro que los lectores más avispados habrán podido ver en la parte inferior de cada entrada un apartadito donde pone "canciones" y donde detallo tres canciones que, por la razón que sea, han rondado por mi cabeza (o corazón, o entrañas) en ese día o esos días. Soy un apasionado de las canciones. Un mundo condensado en unos pocos minutos. Claro, encontrar artistas o bandas con discografías espectaculares es fantástico. Esa clase de discos que te acompañan y de los que uno se puede conocer todos los recovecos, los riffs, cambios de ritmos, coros y solos. Y sin embargo, cómo negar que a veces una canción puede redimir discografías enteras... esos pocos minutos de gloria que de repente te asaltan una mañana. ¿O acaso jamás os habéis levantado tarareando, de repente, y sin saber exactamente por qué, una canción en concreto? Supongo que para los de la generación del IPod esto que voy a decir es una perogrullada, pero para los que nos pasamos toda la adolescencia pegado a un walkman, esto de poder conectar el reproductor al PC y grabar esa canción que súbitamente ha entrado en nuestra vida, es poco menos que magia. Y de la misma, y que no me miren mal los de la SGAE, rara vez lo hago con un grupo o cantante español, ¿no es menos magia el recordar una canción, teclear el título y a los pocos minutos, poder disfrutar de ella?

A la venta en todas las gasolineras y mercadillos

En fin, preámbulos aparte, estas son las 5 canciones que durante esta semana no paran de sonar en mi IPod, en mi equipo de música o en mi cabeza:

Sepultura - "War for territory"

Nunca he sido un gran fan de los brasileños, por lo que esta es prueba fehaciente de cómo una canción puede redimir discografías enteras. Jamás, de hecho, he sido capaz de aguantar uno de sus discos enteros. Y esta canción ni siquiera pertenece al famosísimo "Roots" que sonó por todas partes, sino de su disco anterior. En fin, me encanta esa brutalidad contenida y ese cambio de ritmo. Y sobretodo, el poder desgañitarme cantando... waaaar for territoryyyyyyy!!!!

Huey Smith & The Clowns - "Don't You Just Know It"

Ok, lo reconozco... no tengo ni idea de quién es el tal Huey Smith y sus Clowns. La canción estaba en la BSO de la peli "Una Historia del Bronx", que a la postre, es de lo último interesante que ha hecho Robert De Niro. La BSO en cuestión está trufada de gemas del soul, R&B y el doowoop. Y esos coros de los Clowns, que me aspen si no son adictivos. Recomiendo a toda personita de bien que teclee ese título y nombre en un emule cualquiera. Creo que The Sonics hicieron una versión, tengo que chequearlo.

Bob Marley - "Redemption Song"

El reggae es uno de esos estilos que me gustan, pero solo un rato. Vamos, que me gustan los clásicos de Marley, los grandiosos singles de Inner Circle (quienes, sin duda, merecerían una entrada aparte) y poquita cosa más. Con Bob Marley tengo momentos. A temporadas, no puedo soportar su música. En otras ocasiones, escucho con frecuencia su recopilatorio. No sé por qué. Esta canción, sin embargo, me parece una pequeña maravilla. Quizás por estar más cerca del cantautor o del blues acústico que del reggae. Muy bonita.

Miqui Puig - "Segundo Premio"

Bueno, ya podéis ir a por mí. Tengo la guardia alta y puedo esquivar los golpes. Por partes, comenzaré recordando que ME GUSTAN LOS PLANETAS. Por lo menos sus primeros discos. y este "Segundo Premio" me parece una canción sencillamente fantástica. Cuando, no sé cómo, leí por ahí que Miqui Puig hacía una versión, pensé "esto tengo que escucharlo". Y, oh sorpresa, una versión de las buenas. De las que le dan la vuelta a la canción. En este caso, transforman un tema guitarrero que bebe de unos, por ejemplo, Dinnosaur Jr. en una suerte de tema tex-mex. Bueno de verdad. Sí, ya sé que lo canta Miqui Puig. Pero en serio, que es muy buena.

Daft Punk - "One More Time"

La escuché el otro día, un trozo, haciendo zapping en la radio. La de tiempo que no la oía. Me transportó de golpe a hace unos años, a una noche en Razzmatazz, donde la pusieron un par de veces, creo. Combinación perfecta entre pop y música de baile. Qué puedo decir, es escucharla y tener ese estribillo en la cabeza durante horas, con una sonrisilla estúpida en la cara. Tenían algún single majo, estos franceses Daft Punk. En su época, publicaciones gafapastiles como Rockdelux o Mondo Sonoro los situaban a la altura de unos New Order de los 90's. Lo dudo mucho, pero no me negaréis que el nombre del grupo tiene su gracia.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

La Catedral del Mar

Cuando uno se enfrenta al llamado "fenómeno literario" del año, no puede evitar hacerlo con cautela. En mi visión snob del mundo, lo que gusta a mucha gente en general no me gusta. O eso a veces me da por pensar. O tal vez se trata de lo que me gusta a mí, que no gusta a mucha gente. O sí. Bueno, no lo sé. El caso es que "La Catedral del Mar" rondaba por casa desde hacía más de un año, y nunca le había prestado el menor interés. Y lo reconozco, si me acerqué a ese libro, fue sólo y exclusivamente porque en aquél momento, me había acabado el último y no tenía nada que empezar. No sé exactamente por qué, lo tenía en su versión catalana, cuando el libro fue originalmente escrito en castellano. Tampoco sé por qué, en el título catalán se sustituye el término "catedral" por "església" (iglesia). En cualquiera de los casos, enfrentarme a ese ladrillazo de libro me daba más que pereza. Pronto descubriría que lo de ladrillo iba básicamente por el formato, pues su contenido no se hace especialmente duro, cosa reseñable si se tiene en cuenta la extensión de más de 600 páginas.

El libro en cuestión se hizo famoso por ser una novela que se publicó en marzo de 2006 y que en diciembre de 2006 había superado la friolera del millón de ejemplares vendidos. Y también, o a colación del tema, porque se trata del debut de un autor novel, un tal Ildefonso Falcones, un abogado de profesión que tenía en la escritura una mera afición. Lo cuál, digamoslo abiertamente, me da una rabia que te mueres. Está claro que una obra no se puede juzgar por su aceptación comercial, y sin embargo, diablos, no olvidemos que se trata de un libro, no de una película o una cancioncilla. Tiene su mérito.

Interior de Sta. Maria del Mar

En fin, que ufano me lancé a la lectura de la novela, pensando que se trataría de una novela de "inspiración" (y tómese ese término como sinónimo cercano a copia) en "Los Pilares de la Tierra", especialmente en esta época en la que la novela histórica engloba tantas novedades y algunas, de tan dudoso interés y tanto plagio más o menos encubierto. La historia narrada no es la más original del mundo. Y la estructura es, a veces, algo cercana a un guión de teleserie. Pero hay que reconocerle un mérito, y es que como en algunas teleseries, la trama engancha, tiene ese punto de adicción estúpida y las casi 700 páginas pasan sin apenas darse cuenta. Por si alguien no lo sabe todavía, explica la vida de Arnau Estanyol, el hijo de un siervo huído a la Barcelona del siglo XIV, y su relación con la catedral Santa Maria del Mar.

Para mí, que he vivido casi toda mi vida en Barcelona, resulta de un localismo curioso el tener entre manos una novela que pisa terreno conocido, y le añade un plus de interés. Sin embargo, y yendo más allá, lo segundo que más se puede apreciar del libro, además de su lectura ligera, es su rigor histórico, y su narración de la situación económica y social de la vida en la urbe durante la alta edad media. De libros con temática medieval hay muchos, y la mayoría detallan los aspectos más novelescos, véase conquistas, la vida militar, incluso la vida religiosa y monástica. "La Catedral del Mar" hace referencia a los usos y costumbres de las ciudades que monopolizaron la importancia en la alta edad media, dando paso al renacentismo. Referencias a la Crònica de Pere III y a Lo Crestià, de Francesc Eiximenis (hitos de la literatura medieval catalana) dan fe de un buen trabajo de documentación.

Total, que mira por donde, y a pesar de, insisto, un argumento algo sencillo, me ha gustado, y no puedo sino recomendarlo a todo aquél que le guste la historia y la novela histórica, eso sí, con buena base.

Canciones:

Oasis: "Roll with it"
Huey Smith & The Clowns: "Don't You Just Know It"
Beck: "Lord only knows"

martes, 25 de diciembre de 2007

Santa Claus is coming to town

No creeríais que el mero hecho de ser hoy navidad me iba a eximir de sentarme frente al teclado... en fin, 25 de diciembre, etcétera. Feliz navidad. Y si no, que se lo digan a un tipo en Australia, llamémosle, por ejemplo, Paul. La noticia no me la invento, viene de la agencia Reuters, agencia que, por supuesto, envía sus noticias constantemente a la redacción de NDK, donde trabajan 250 chimpancés amaestrados que me redactan la mayoría de los textos. El de hoy, por ser día señalado, me digno a escribirlo yo mismo. Ya me perdonaréis la ortografía y la falta de estilo. En fin, a lo que iba.
Santa ya os está mirando, para el año que viene

Nuestro amigo Paul trabajaba de Papá Noël en la bonita localidad de Cairns, en Australia. Su trabajo, os lo podéis imaginar, una tarea dura y que requiere de un profesional como la copa de un pino. Paul, estaba ilusionado con su trabajo. Le permitiría ganar unos dólares y gastárselos en una bacanal de Foster's la noche del 26 de diciembre. Sólo tenía una condición. La empresa para la que trabajaba estaba muy al día, y por lo tanto, totalmente concienciada con la necesidad de la corrección política. Resulta que se supone que Papá Noël, o Santa Claus, debe reírse constantemente, y su risa debe sonar como ho-ho-ho (no una ni dos veces ho, sino tres). Pero claro, el responsable de esta empresa se había dado cuenta de que en slang americano, ho es un término peyorativo, algo así como puta. Se supone que es una derivación de la palabra whore. Claro, lo que no se podía permitir es que ninguna potencial clienta se sintiera insultada con la interpretación de Santa por parte de Paul.

En el fondo, Paul se imaginaba su trabajo así...

De modo que la única instrucción específica que Paul recibió es que nada de utilizar el tópico (mas potencialmente ofensivo) ho-ho-ho, y debía sustituirlo por un inocuo y suave ha-ha-ha. "Sin problema", pensó Paul. Era un trabajo sencillo. De modo que se calzó sus botas, se puso el traje rojo, se colocó la barba blanca y cogió la campana. Ilusionado, salió a la calle. Todo era movimiento de compras, madres con sus hijos, ambiente navideño, en definitiva. Comenzó a agitar la campana. Y como inconscientemente, al acercarse una señora con su preciosa pequeña, de la boca de Paul surgió, de repente, la expresión prohibida: ho-ho-ho. Nada más acabar el tercer ho, Paul se dió cuenta de su error y en un gesto casi reflejo, se llevó las manos a la boca. De nada le sirvió el propósito de enmienda. Fue fulminantemente despedido. Había mancillado la navidad.

Se empieza con el ho-ho-ho y se acaba así...

En fin, no quisiera acabar sin anunciaros que Santa Fuck me ha dejado un regalo para todos vosotros. Se trata de un recopilatorio de Mark Lanegan, que podéis descargar (vía megaupload) haciendo click aquí. Espero de todo corazón que las canciones del bueno de Mark os acompañen en este frío y duro invierno, recordándoos vuestras miserias, los amigos que os fallaron, la vez que caísteis en la traición y ese arrepentimiento que os reconcome, el amor que os rompió el corazón, lo cerca que la muerte os acecha, la sinrazón humana, las flaquezas y, en definitiva, la dureza de una vida que no atiende a razones. Conmigo lo hace. Feliz navidad.

Canciones:

Chris Isaak: "Santa Claus is coming to town"
Harry Connick jr. : "Sleight Ride"
Otis Redding: "Merry Christmas, baby"

lunes, 24 de diciembre de 2007

Los fantasmas atacan al jefe

Hoy es un gran día para revisionar dos películas que representan la navidad, por lo menos para mí. Me refiero, por supuesto a "Los Fantasmas Atacan al Jefe" y a "Gremlins". Películas que antaño eran un fijo en la televisión de estas fechas. Lamentablemente, las buenas costumbres se pierden a un ritmo alarmante.

"Los Fantasmas Atacan Al Jefe" (1988) se tituló, en su versión original, "Scrooged", lo cuál da más pistas acerca de qué va el tema. Efectivamente, no deja de ser una revisión del clásico Cuento de Navidad de Dickens, con un genial Bill Murray ejerciendo de un moderno Evenizer Scrooge, reconvertido esta vez en un ejecutivo de TV. Que nadie se lleve a equívoco, no obstante. No se trata sino de una comedia de las que solía interpretar Murray en los 80's. Es evidente que la base es la del cuento dickensiano y por lo tanto, al final la clásica historia de arrepentimiento y glosa a la Navidad está ahí. Y sin embargo, ahí está Murray, reinando, con ese humor socarrón y con más mala leche de lo que hoy en día se puede ver en televisión. Una película realmente divertida y sin caer en los tópicos babosos que en estas fechas nos acechan. Claro que no era ni la primera, ni la última vez que se llevaba el cuento de Dickens a la gran pantalla. De hecho, si Dickens cobrara derechos de autor, sería millonario, pues ese relato se ha revisitado para cine y televisión en multitud de ocasiones, desde principios del s.XX, con actores reales, con dibujos animados (por ejemplo, esa versión de Disney con el Tío Gilito de Scrooge, mítica también), una bizarra versión con los teleñecos y con Michael Caine en el papel del viejo avaro (??). Pero ninguna supera a "Los Fantasmas Atacan al Jefe".


Qué grande, Bill Murray

Gremlins (1984) ya es otro rollo. Y si la cito es porque la historia transcurre en Navidad, y la solían programar en estas fechas. De hecho, el mogway Gizmo es un regalo de Navidad de un padre demasiado ocupado para su hijo. Ya se sabe, la cosa se desmadra por no seguir unas estúpidas instrucciones y bueno, eso da lugar a una juerga Gremlin por la ciudad. Pertenece a esa serie de películas que en los 80's fueron producidas por Spielberg. Solían ser películas de temática infantil/juvenil y contar con efectos especiales que, vistos 20 años más tarde, nos parecen sonrojantes, pero en su tiempo fueron un hito. Algunas imágenes eran algo violentas, para tratarse de una película a priori infantil. Y quizás lo que comienza como una comedieta para críos acaba en una línea algo más seria, y más cercana a la acción que a la comedia. Para la historia quedan esos Gremlins, Gizmo y el punky Stripe, y para olvidar, la secuela que se rodó en 1990.


Los punkies atacan la navidad!!

En los 80's las películas navideñas todavía tenían interés, y una visión irónica de la que carecen totalmente las películas navideñas de los 90's y en adelante, trufadas de tópicos y corrección política. O tal vez será que en los 80's era un crío y en los 90's ya no tanto.

Canciones:

Chris Isaak: "Santa Claus is coming to town"
Mark Lanegan: "Message to mine"
Neil Young: "Trough my sails"

domingo, 23 de diciembre de 2007

Jive Bunny & The Mastermixers

Anoche fuimos a cenar y después, los últimos de Filipinas decidimos salir a tomar unas copas y de fiesta. Salió como por casualidad en la conversación de la noche, y por qué no, propuse ir al Q3, bar discoteca de los clásicos de Poblenou. Hacía mucho tiempo que no iba allí. Hacía incluso bastante que no iba por Poblenou, y lo recordaba como algo un poco desangelado, como si a nivel de zona de ocio, ya no "estuviera de moda". Sin embargo, me sorpendió encontrarme la zona de bares de la calle Pere IV llena, no con la exageración y riadas de gente de antaño (ver también esta entrada), pero bien. En fin, el Q3 hace honor a su nombre, pero me hizo gracia volver a entrar después de tanto tiempo. No nos engañemos, el mayor mérito de este local era ser una discoteca donde no se cobraba entrada, ni consumición mínima, ni nada, y el mitiquísimo 2x1 en cubatas, del que ayer di buena cuenta y hoy padezco. Pero no es de este local de lo que quería hablar. Sino de música. Y es que en un momento de la noche pusieron el ya clásico tema de Jive Bunny & The Mastermixers. Si lo recordáis, seguid leyendo. Si no, también.

Bajo este absurdo nombre, y una no menos absurda imagen de un conejo de dibujos animados se escondía un proyecto de DJ que surgió a la luz en 1989 y se dedicaba a hacer megamixes (y entiéndase con el formato más rancio ochentero) de megaclásicos del rock 50's. Leo navegando por la red que esta gente se ha dedicado a publicar discos de mixes, ora de clásicos setenteros, ora de ABBA, en fin, mil y un tonterías varias. Nunca, claro, llegaron a tener la cota de popularidad que su primer trabajo con clásicos de los 50's adquirió. La cosa era sencilla: una base de batería y a enlazar clásicos con un ritmo similar (o ajustado con el pitch). De este modo, en 1989 sacaron este single, que fue, de hecho, el que pincharon anoche en Q3:



Y aunque parezca increíble, recordemoslo, esta tontería tuvo su éxito. Es evidente que los trozos de canciones que suenan son joyas: "In the mood", "Wake up little Suzie", "Rock around the clock", "Pensylvania 6500", "Tutti Frutti", y demás. Por otra parte, también hay que recordar que en esa época todavía coleaba un cierto revival 50's que se veía reflejado en películas como "Gran Bola de Fuego", "La Bamba", "Regreso Al Futuro" o "Rebeldes". Y los megamixes todavía eran consumidos, quizás más como una curiosidad divertida, como la novedad que eran. En fin, mil y un excusas para no reconocer lo inevitable: ¿cómo se podía ser tan hortera?

¿Alguien podría evitar comprar un LP con semejante portada?

Y sin embargo, si es cuestión de confesar, os confesaré una cosa. En esa época tenía yo 9 o 10 años... y aquello me encantó! Incluso recuerdo a un amigo que tenía ese disco en LP de vinilo que me hiciera una copia en cinta de cassette. Y sí, me comencé a interesar por el rock, por lo menos en su vertiente más clásica, a partir de Jive Bunny & The Mastermixers. Tal vez si esta tontería de cancioncilla nunca hubiera surgido a la luz, yo jamás me hubiera interesado por el Rock n' Roll y ahora este blog estaría dedicado a glosar la carrera de Celine Dion. Diablos, voy a pulsar otra vez el play.

Canciones:

Frank Sinatra: "It was a very good year"
Daft Punk: "One more time"
New York Dolls: "We're all in love"

sábado, 22 de diciembre de 2007

A sailboat called freedom





Qué? No os suena? Vamos, seguro que sí... echemosle un vistazo de nuevo al título... ¿ya? Claro que sí... Un velero llamado Libertad, de José Luís Perales. Ellos se llaman Dwomo, y son una banda española, o como se autodenominan, un "dueto cósmico". Sinceramente, su música no me parece gran cosa, y que vaya por delante que esta opinión es fruto del prejuicio, pues muy poquito he escuchado aparte de este tema. En fin, el caso es que esta versión es... diablos, es muy buena. Ese tempo acelerado y esa instrumentacion a lo Dylan engañan. Pero se trata de una de las cancioncillas del baboso oficial de la música española, José Luís Perales. Ni incluso a un amante de la caspa como yo, o de lo kistch, si queremos utilizar un término menos peyorativo, le acaba de gustar el cancionero de Perales. Minipunto, pues, para los tales Dwomo, que convierten una canción insulsa en un temazo.

Canciones:

The Rolling Stones: "Rocks off"
Nirvana: "Dumb"
Radiohead: "Everything in its right place"

viernes, 21 de diciembre de 2007

El Tren

Escribo estas líneas a bordo de un tren que me lleva de nuevo a casa. Afuera está anocheciendo, aunque es pronto, cosas del invierno. Y además, está cayendo una considerable tormenta. O sea, el colmo del romanticismo. De no ser porque no uso una pluma y un cuaderno garabateado y con páginas amarillentas, sino que hago uso de un portátil. Y el Euromed en el que viajo no es precisamente el Orient Express. En cualquiera de los casos, todo es echarle imaginación. A mi lado, una joven pasea su mirada entre el monitor de televisión y la ventana, como cerciorándose de que la lluvia sigue allí. Probablemente porque lleva auriculares y no puede escuchar el repiqueteo de las gotas contra el vagón. Tiene una belleza extraña, de hecho, parece sacada de una fotografía de hace 70 años. Pero tiene unos ojos bonitos y de momento, es la compañera de asiento ideal: no se está levantando cada diez minutos ni da la paliza con el movil.
Desde mi affaire con mi no-concierto de Héroes del Silencio (todavía lo recuerdo y me cabrea), Valencia se me antoja una ciudad de lo más antipática. Cierto es que jamás sentí especial predilección por esa capital, pero, y como una muestra de que (afortunadamente) la subjetividad impera en todas las opiniones, desde aquél día de octubre que me gusta menos todavía.
Este mediodía decidí comer algo rápido en un bar frente a la estación. Aparentemente se trataba del típico bar hispánico cargado de cutrez. Sin embargo, al entrar veo que está regentado por un trío de chinos. O lo que parecen ser chinos. Los problemas de comunicación con la persona al otro lado de la barra son lo único que diferenciaba ese bar regentado por chinos del bar hispánico regentado por españoles. Lo demás (las tapas, los bocadillos, los cafés, el aspecto, la clientela,...), todo puramente y típicamente español. Quién le habrá enseñado a esta gente los intríngulis del carajillo de ron o de la tapa de calamares? En qué academia aprendieron a hacer bocatas de lomo-queso, tortillas de patata y salpicón de marisco? Diablos, dónde tendrían encerrada a la señora Encarna, que sin duda, les preparaba esas delicatessen desde la sordidez de su sótano? Engullo un bocadillo y una coca-cola, que me resigno a beber directamente de la botella, vistos los restos de espuma de jabón que quedan en la copa que me sirven. Ok, se agradece la limpieza, y si aclararan mejor las copas, sería ya la leche. Entre la parroquia del bar hay un tipo disfrazado y pintado de payaso, que apura una copa en una mesa. La imagen era divertida. He estado a punto de hacerle una foto con el móvil, pero a final me he cortado, no creo que le hubiera hecho mucha gracia.
En fin, que vuelvo a casa y tengo por delante una semana de vacaciones que la agradezco sobremanera. En el monitor del tren programan una película que no tiene gran pinta, no he cogido ni los pertinentes auriculares. En su lugar, creo que me enfrascaré en la lectura del libro "Moteros tranquilos y toros salvajes" , para meterme más en mi papel de jovencito bohemio que escribe sus textos en el tren.

Canciones:

Al Green: "Tired of being alone"
Mark Lanegan: "Borracho"
Suede: "Saturday Night"

Resurrección v. 2.0

Bueno, hoy hace un año de aquella estúpida tragedia, del día en que en un alarde de tontería propia de un ciberpatán como soy, me cargué de un plumazo casi dos años de NDK. No obstante, aquí estoy. Esta es, pues, una historia de superación de esas que tanto gustan al cine americano. Desde aquel 20 de diciembre de 2006, este, vuestro blog, ha resurgido de sus cenizas cual ave fénix de la red. Y lo cierto es que el número de visitantes que asoman sus narices por aquí se ha incrementado hasta límites que hace un año no hubiera imaginado. Porque sí, amiguitos y amiguitas, una herramienta básica para toda persona o ave de corral con un blog es el contador de visitas. En fin, no puedo más que agradecer a todos esos lectores que alimentan mi maltrecho ego de enfant terrible de las letras frustrado. Aunque si algo echo en falta son los comentarios. Amigos, sus comentarios son el sustento del artista!! Está bien saber que hay alguien ahí fuera y que no sólo ha entrado en esta página en busca de fotos de Harvey Keitel desnudo (un clásico de la gente que llega por casualidad a NDK).

La opción "palabras buscadas" de la página del contador es adictiva. Te indica qué habían tecleado en Google u otro buscador personas que han acabado en NDK. Hoy hay una que me ha emocionado especialmente, y cito, "ber fotos de belen esteban desnuda". He estado tentado de buscar las dichosas fotos de la choni favorita de España, sólo para satisfacer a tan ilustre visitante. Pero no. Lo lamento. Por cierto, lector que has llegado hasta este punto, no tienes la impresión de que la ortografía castellana es una especie en un grave peligro de extinción?

El portal de Belén

Y barruntando qué extraño motor de la red lleva a relacionar desnudos de Harvey Keitel, Belén Esteban o Steve-O (????!!!), quien fuera primer batería de mis adorados Fun Lovin' Criminals, con NDK, me he dado cuenta de que Internet es como el mar del pirata de Espronceda, "a quien nadie impuso leyes", ya veis que las personas memorizamos a menudo estupideces, en mi caso, las primeras estrofas de la "Canción del Pirata" del poeta romántico Espronceda. Volviendo a Internet, está bien así, y el espíritu tan puramente punk del "do it yourself" que suponen los weblogs me encanta.

En definitiva, que gracias a los que os pasáis por aquí, a los lectores que están desde los inicios, a los que llegaron un buen día en esta nueva etapa, y se quedaron, a los que pasáis sólo con la esperanza de ver las tetas siliconadas de Belén Esteban, y gracias especialmente a los que dejan comentarios y tienen una implicación activa. Y decir que hay NDK para rato. Besitos, abrazos y arrumacos varios. Amor. Kar.

Canciones:

Monster Magnet: "Cyclone"
Mark Lanegan: "Pill Hill Serenade"
Bob Marley: "Redemption Song"

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Los Salvajes

Está claro que España no es un país que rockee mucho. En España el rock jamás ha tenido un gran prestigio ni un gran nivel. De bandas españolas respetables, interesantes y realmente buenas, no hay muchas. Y el uso del castellano en el rock a proporcionado, a menudo, ejemplos hilarantes de cómo destrozar una lengua. Yo soy de los que comprenden a aquellas bandas españolas que cantan en inglés. Es lógico, los referentes en el rock son, mayoritariamente, en esa lengua. No es algo que ocurra sólo en la Celtiberia, podemos nombrar bandas míticas como los Scorpions o Hanoi Rocks, de quienes nadie se plantea por qué no usan el alemán o el finés en sus canciones. Por otra parte, cuando se piensa en rock, es muy fácil asociarlo al inglés, igual que se asocia el bolero al español o la ópera al italiano. ¿Acaso no hay óperas fantásticas en alemán? Sí, pero el primer idioma que se te viene a la cabeza es es el inglés.

Por supuesto, la historia del rock en España tampoco es muy prolífica, por lo menos hasta finales de los 70's, cosas de la represión dictatiorial. Por eso, encontrarse con una banda como Los Salvajes es no sólamente una rareza, sino que también es un placer. Y eso me ha ocurrido hace poco, cuando me hice con el completo doble recopilatorio "Los Salvajes: singles y EP's". Desde luego, la mejor banda española de los 60's.

Beat des del Poble Sec de Barcelona

El rock español de los 60's está repleto de bandas que en ocasiones rozaban la propia vergüenza ajena, siendo a veces el resultado de un quiero y no puedo, por presiones de los que manejaban un mercado, que lo mismo llevaban a Carmen Sevilla que a una nueva banda de melenudos. Hablo por ejemplo de Los Sirex, banda de Barcelona capaz de hacer una versión decente del "Route 66" y sin embargo componer la estupidez de "Si yo tuviera una escoba", para acabar arrastrando sus vergüenzas por los platós televisivos de los 80's y en salas de baile para puretas. Los Mustang, Los Brincos, ... rebuscando se pueden salvar algunos singles, pero más vale olvidarse de ir más allá. Es por ello que el caso de Los Salvajes sorprende doblemente, por ser una banda con un sonido plenamente rockero, emparentado con la corriente beat imperante pero sin perder la dignidad ni la calidad. En serio, este recopilatorio de singles y EP's realmente vale la pena, y se puede escuchar antes del "Younger than Yesterday" de The Byrds y después de un disco de The Sonics sin desentonar en absoluto.

La banda se crea en 1962 en Barcelona, bajo una influencia claramente británica, y usando el inglés a menudo. La lidera un tipo con una gran voz, Gaby Alegret, suenan rockeros y durillos. Nada que ver con el sonido flácido que se vende como novedad en las radios. El hecho fundamental en su carrera fue toparse con un cazatalentos alemán en la Costa Brava, que no sólo les dió una oportunidad, sino que además se los llevó una temporada a Alemania, a curtirse en los clubes de Hamburgo y Colonia, y donde forjan un sonido muy peculiar.

En seguida se les denomina "los Rolling Stones españoles", y lo cierto es que no es descabellado, su sonido bebe de discos como "12x5" o "December's Children". Sin embargo, no se quedan ahí. Beatles, The Who, Yardbirds o Troggs también se cuentan entre sus influencias. Pero claro, como solía pasar en este país, se hicieron populares con versiones, en su caso de los Stones, por ejemplo, el clásico "Satisfaction". A lo largo de su carrera hicieron muchas versiones (Stones, Yardbirds, Trashmen, Troggs, ...), algunas de ellas con unas adaptaciones de las letras al castellano bastante deplorables. Ahí la cosa flojea bastante, no eran Garcilaso de la Vega, precísamente. Sorprendentemente, también usan el inglés en bastantes ocasiones, hay que decir que también publicaron sus trabajos en alemania.

Rockeando con sitar, como mandan los cánones

La evolución de su música fue la habitual de las bandas sesenteras, comenzando con aires muy rockeros y acercándose hacia el final de la década a sonoridades más psicodélicas. El caso es que salían airosos, con composiciones propias ("Soy Así", "Las ovejitas" o "Judy con disfraz") o con acertadas versiones, gracias a un sonido muy característico, extrañamente duro para ser una grabación española de la época, y gracias a la voz de Alegret.

En 1970 la banda se deshizo y poco se supo de ellos. No hace mucho Gaby Alegret era un habitual del circuito de revival barcelonés, a menudo un lamentable reducto de puretillas y bolos de medio pelo. Supongo que por ahí seguirá. En 2007 ha publicado un libro autobiográfico, "Los Salvajes. Yo y nuestra salvaje historia". Desde luego, tiene buena pinta.

Canciones:

Los Salvajes: "Soy Así"
Los Salvajes: "Es mejor"
Los Salvajes: "Judy con disfraz"

martes, 18 de diciembre de 2007

Calahorra

Esta noche os escribo desde un hotel de carretera cerquita de Calahorra. Esta mañana he salido para Pamplona, he hecho ver que trabajaba un poco y a última hora de la tarde me he marchado dirección Calahorra. Calahorra siempre me ha sonado a medioevo castellano. ¿No había algún pasaje del Cantar de Mio Cid que tenía lugar en esta ciudad? En fin, dudo que a nadie, a estas alturas, le importe lo más mínimo el Cid, Menéndez Pelayo, el Mester de Clerecía y Gaspar Melchor de Jovellanos, escritor este último cuyos padres eran, sin duda, unos cachondos.

Lo más remarcable del día de hoy ha sido el trayecto desde Pamplona hacia el punto de la N-232 en el que me encuentro (yo, y el hotel, conmigo dentro, claro). Salía de allí a las siete de la tarde, oscurecía. Mi orientación no es precisamente la de Miguel De La Cuadra Salcedo, de modo que mi GPS, aunque antediluviano, me resulta tan vital como el propio vehículo. Sin embargo, se trata de un artefacto diabólico, capaz de ponerme en un aprieto cuando menos me lo espero. Sorprendentemente, apenas tarda 10 minutos en encontrar señal de GPS, de modo que me las prometo felices pensado que el trayecto, apenas 80 km, va a transcurrir sin problemas. Y sin problemas transcurre, pese a que algo me mosquea. De repente me hace abandonar una autovía y comienza a meterme en carreteras nacionales. Carreteras nacionales vacías. Carreteras nacionales vacías y de noche. Carreteras nacionales vacías, de noche, y con nieve. No pasa nada, pienso. El aparato me indica que sólo me faltan 14 km. En esas, oigo las fatídicas palabras: "no se ha encontrado el GPS". No puede ser. De repente me veo sólo en unas carreteras nacionales vacías, nevadas y de noche, y sin conocer el trayecto. Ah, la impotencia del hombre, un animal subyudago por su inadaptación a los medios, tristemente maquillada bajo el tambaleante resorte de una tecnología traicionera. Me cabreo. Me acojono. Me sobrepongo e intento buscar orientación. No lo consigo. Me cabreo otra vez. Y cuando menos me lo espero, una voz celestial se alza para indicarme: "a 500 metros gire a la derecha". ¿Por qué? ¿Qué extraño arcano a devuelto a la vida a mi GPS súbitamente? Quién sabe. Resultado: Casi dos horas para un trayecto de 45 minutos.

Limpio y con clase


Mi hotel es un hotel de carretera, repleto de camioneros y comerciales. En un estúpido ataque de prejuicios, me siento observado al bajar al restaurante cargado con un libro que leer en la mesa. Me doy cuenta de este prejuicio, no obstante es evidente que me he sentido así, aunque no esté bien. La semana pasada me ocurrió algo similar, cogía un vuelo de vuelta de Madrid a Barcelona, y resultaba ser un Madrid-Barcelona-Tel Aviv. Fue subir al avión, al que llegaba algo tarde, y toparme con un pasaje compuesto en su mayoría por judíos israelíes, con su kipá (vamos, la boinilla judía), y entrarme mal rollo. No tengo la culpa, para mí, la imagen de los judíos israelíes se asocia rápidamente a esas noticias de colonos con mala leche armándola en los territorios ocupados. La culpa, claro, es de la tele.

Canciones:

No Doubt: "Sunday Morning"
The Rolling Stones: "Stop Breaking Down"
Los Salvajes: "Satisfacción"

lunes, 17 de diciembre de 2007

Johnny Depp

A estas alturas me resulta extraño que no haya hablado todavía de él... en fin, ahí va. Y es que no me avergüenza reconocer que uno de mis ídolos de adolescencia fue el gran Johnny Depp. A partir de los 14 años, más o menos, descubrí a ese actor, y aunque con el tiempo mi admiración ha ido decreciendo, diablos, no se puede decir que hoy en día no le tenga un respeto especial. La principal diferencia es que antes se trataba de admiración a una figura. Al personaje. O como suele ocurrir, a la imagen que me formé del personaje. Esto es a menudo injusto con la persona, un actor, un músico, un escritor, en general las personas somos más poliédricas de lo que pueda parecer, pero la admiración en demasiadas ocasiones provoca que nos formemos una imagen de aquellos a quienes admiramos, y al final, se admira tal imagen. En mi caso, mi objeto de admiración era ese Johnny Depp a quien siempre me quise parecer: un actor que participaba en los proyectos más laureados de su época, con una aureola de rebeldía, con ese look tan fantástico, un tío guapo (ya lo dije, que siempre me quise parecer... no me culpen por reconocer mis recuerdos) pero a su vez no era un guapito prefabricado. Además, y por si esto fuera poco, se permitía el lujo de enrollarse con Wynona Ryder (otra que pasó por ser el mito erótico del grunge) y la preciosa Kate Moss, por no hablar de su actual mujer, Vanessa Paradis, el tipo tiene, sin duda, buen gusto.. No sólo eso, sino que además era un tío aparentemente inteligente, aparentemente sensible, un rockero y proyectaba una imagen con un cierto halo de romanticismo. Por supuesto que todas estas etiquetas son más que discutibles, especialmente con la perspectiva que da el tiempo. Qué importa. Yo quería ser como él.

El de la derecha creo que es Shawn Ryder, extrañamente, con agua (??)... pero que me aspen si Depp no iba de grunge...

Johnny Depp nació en 1963 (siempre me ha hecho gracia esa gente que utiliza el diminutivo en su nombre toda la vida). Participó en la primera película de Pesadilla en Elm Street, pero a decir verdad, esa cinta nunca significó mucho en mi vida. Sí lo hizo, y seguramente si leyera estas líneas, se horrorizaría (Johnny, no me lo tengas en cuenta), la serie que protagonizó entre 1987 y 1990, 21st Jump Street, o como se conoció por estos lares, Jóvenes Policías. Wow, pedazo de serie. Me encantaba, la cosa, ya lo recordaréis, iba de una especie de comando policial cuya característica principal era la rabiosa juventud de los detectives, y cuya especialidad era infiltrarse y resolver casos en los que estuviera implicado algún sector juvenil: un instituto, una banda, un grupete que hacía carreras ilegales, un club nocturno. Bajo esta gilipoyez paseaban estos individuos, luciendo una estética que se acabaría adoptando en la década de los 90's, y en la que en cada episodio sonaban temas de algún disco de la época. Recuerdo con especial cariño el episodio en el que daban un repaso al magistral Green, de R.E.M.

Musa noventera

Repasando la filmografía, me doy cuenta que entre 1990 y 1996 se forjó un nombre más basado en la fama, el papel couché y esa aureola de enfant terrible y de actor de culto que no en títulos. Lo más interesante en esa época fueron Eduardo Manostijeras, ¿A quien ama Gilbert Grape? y Ed Wood. Lo dicho, por aquella época recuerdo perfectamente verle aparecer en el Lecturas que mi abuela devoraba con pasión, con una pinta totalmente grunge, destrozando hoteles y disfrutando de los placeres del alcohol y la química. Todavía recuerdo en mi memoria uno en cuestión al respecto, y de entre un monton de fotos, podría aún reconocer las que ilustraban esas páginas. Por supuesto, subió de golpe a mi pedestal personal. En esa época adquirió el club The Viper Room, en pleno Sunset Strip de L.A., donde se codeaba con rockeros de lo más interesantes (Flea, Iggy Pop, ...) y que será siempre conocido, por más que hayan pasado 14 años de ello, como el lugar a las puertas del cual River Phoenix murió de una sobredosis de speedball. Si no tengo mal entendido, vendió su participación hace algún tiempo.

Ed Wood... grandes recuerdos

Las conexiones de Depp con el rock van mucho más allá del grunge, siempre estuvo interesado en el hard rock y por todos es conocida su breve etapa como guitarrista de los Rock City Angels, banda que probablemente mereció más suerte. Se codeó, sin embargo, con los popes de la generación alternativa (el mencionado Flea, John Frusciante, Gibby Haynes, ...), y su look era definitivamente 90's. Cuando yo me empecé a interesar en él, pasaba, al parecer, una época chunga, debido a su ruptura con Wynona Ryder y su tortuosa relación con Kate Moss, que además de guapísima, debe ser una juerguista de cuidado, amén de su interés por la química.

Lo reconozco: Kate Moss me pone... y cuanto más golfa y juerguista es, más me pone

Poco después, Johnny Depp se, digamos, calmó un poco. Adoptó una pose más intelectualoide, más arty. Sin embargo, los títulos posteriores que grabó son también muy interesantes, a saber, Donnie Brasco, La novena puerta, La Leyenda del Jinete sin Cabeza (Sleepy Hollow), Blow, Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, Charlie y la fábrica de chocolate... ok, la trayectoria es irregular, pero ha participado en muchos proyectos interesantes, y en otros que, si bien no lo son tanto, su presencia los arregla. Su incursión tras las cámaras, The Brave, es, sin embargo, un coñazo absoluto que sólo tiene interés porque pudo convencer a su amiguete Marlon Brando (minipunto para Depp) para que paseara su oronda figura por la pantalla unos 10 minutos.

Está claro que hoy en día ya no se trata de un actor de culto. Probablemente haya tantas razones para la admiración como para su deploración. Pero si a los 15 años me hubieran preguntado qué quería ser, hubiera dicho Johnny Depp.

Canciones:

Prince: "Sexy MF"
Los Módulos: "Todo tiene su fin"
Nirvana: "Pennyroyal tea"

domingo, 16 de diciembre de 2007

Diecisiete días. Diecisiete textos.

Diecisiete días. Diecisiete textos. Eso es algo que hago con más frecuencia de la que en principio me parece. El caso es que incluso para algo tan teóricamente impulsivo como escribir es necesario autoimponerse algún tipo de rutina. El año pasado lo hice también, según he podido constatar echando la vista atrás en las páginas atrasadas de éste, vuestro blog. Las razones eran diferentes, desde luego, pero las fechas, muy parecidas. En aquella ocasión, quise aprovechar un pequeño período vacacional que me monté, aprovechando los festivos navideños, y demás. En aquella ocasión, fueron 13, número cabalístico donde los haya. En esta ocasión, he decidido aumentar mi reto. A diecisiete. Diecisiete días. Diecisiete textos. Esta vez hay un matiz diferente. Fuera de las fiestas puntuales, no gozaré de jornadas vacacionales, de modo que la rutina laboral constituye una situación adversa que espero no me haga fallar en mi empeño. Afortunadamente, este año el calendario se presenta favorable al trabajador, en lo que a situación de festivos se refiere. Diecisiete días. Diecisiete textos. Hasta cumplimentar mi cometido que finiquitará el primero de enero de 2008. Diecisiete es también un número con algunas connotaciones cabalísticas. Y que me aspen si este período de solsticio invernal y final de año no tiene también una cierta aureola mágica. Y por favor, que no se me relacione el adjetivo "mágica" con "entrañable", por lo menos no en el contexto en el que he querido situar la frase. De modo que comienzo una rutina aún sin tener claro si podré terminar la empresa, y si lo hago, qué resultados podrá dar. Diecisiete textos. Diecisiete días. Hasta mañana.

Canciones:

Sepultura: "War for territory"
Monster Magnet: "2,000 light years from home"
Manu Chao: "Volver"

martes, 11 de diciembre de 2007

Indignados

Esta es ya la típica noticia que cíclicamente se va repitiendo, varias veces al año. En esta ocasión le ha tocado a Ryanair. En fin, resumiendo, que me da pereza: Ryanair ha puesto a la venta un calendario ilustrado con fotografías cachondas de sus azafatas (y me temo que habrántenido que hacer un amplio casting) más guapas en bikini. Lo venden y los beneficios, dicen, van para no se qué organización benéfica. Partiendo de la base que no se trata de una iniciativa políticamente correcta, no le veo ningún problema más allá. Señoras adultas que posan para unas fotos ligeras de ropa, voluntariamente, y ese posado se traduce en un calendario, que a la postre, la recaudación de su venta va a parar a una ONG, o qué sé yo. Pero vamos, como si quieren venderlo y gastarse lo recaudado en vodka y gambas de Palamós.

Pues tan bien no les parece a la gente de la FACUA, Federación de Consumidores en Acción, quienes pretenden llevar a trámite una denuncia contra la compañía irlandesa por "utilizar a sus azafatas como reclamos sexuales", y porque "atenta contra la dignidad de las mujeres", amparándose en la Ley General de Publicidad que prohíbe presentar a las mujeres "de forma vejatoria", bien utilizando su cuerpo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar.

Vamos, lo de siempre. En fin, que poco bien le hace al colectivo de mujeres, y a la sociedad en general, que en esto de la igualdad todo el mundo está implicado, las pataletas como esta. Y ojo, que puedo entender que se trata de algo poco "políticamente correcto", lo cuál a título personal me la trae bien floja, que contribuye al estereotipo de un colectivo profesional que aguanta lo suyo, y blablabla... ¿Acaso esta gente de la FACUA no ve la tele, con constantes menciones a todos los cuerpos de bomberos de todas los lugares de esta nuestra Celtiberia que hacen calendarios semejantes? Incluso comerciantes de un mercado, deportistas amateurs y hasta la Asociación Salmantina de Septuagenarias por el Punto de Cruz hace esta clase de iniciativas.

Este anuncio era "tan ofensivo" que fue retirado.

Lo dicho, lo de siempre. Pasó con ese anuncio de Dolce e Gabanna, pasó con ese otro de Bocatta (el de los sabores del campo), y seguirá pasando... Poquito aguante, oyesss. Ahora alguien me hablará de que es diferente verlo desde fuera que si se es víctima de alguna burla, abuso o similar. Pero por favor, que nadie me suelte eso de que la libertad de expresión debe tener sus límites.

Pero yo sé que vosotros, el sector cerdete de lectores de NDK lo que quiere es la carnaza. Pues bien, ahí va. Y es que hay que decir que esas mozas están de muy buen ver (y mejor palpar).

Os habéis fijado en que el altímetro marca los 4600 pies?

A esta se le ha corrido (con perdón) el rimmel...

Por qué en los aviones, cuando toca mostrar cómo hinchar manualmente el chaleco, algunos hacen el gesto de llevarse el tubo a la boca mientras que otros simplemente señalan el mismo? Será por recato?

Canciones:

Pixies: "It is time for stormy weather"
Led Zeppelin: "Inmigrant Song"
John Williams: "Cavatina"


lunes, 10 de diciembre de 2007

Desenterrando el hacha de guerra

Lo que está clarinete es que hoy en día, si no tienes un blog, no eres nadie. El myspace es para fracasados, aviso. Ahhh, el enorme placer de plasmar cualquier memez que te pase por la cabeza, vestirla con una pátina de forzada intelectualidad, maquillarla un poco con sentimientos falsos y sazonarla con unas briznas de ironía... et voilà, habemus blog (toma alarde lingüístico). Si hasta las abuelas más viejunas tienen blog, que ya me gustaría a mí convencer a la mía para que tuviera uno. Aunque me lo dictara y tuviese que ser el escriba de una señora de 88 añazos. En fin, si las abuelas tienen blog, si Ricardito Sáenz de Ynestrillas tiene blog, si Raquel de Supermodelo tiene blog, si hasta Kar tiene este, vuestro blog, el amigo Javiruli no tenía que ser menos.

Si es que culo veo, culo quiero (y que nadie vea dudas de identidad sexual subyacentes ni una infantil fase anal no superada en estas palabras, tan solo es una expresión popular). Y ya lié a Javiruli y Lae para que le dieran algo más de pluralidad al que sin duda alguna es el mejor blog de videos musicales de la historia, o por lo menos el que tiene nombre más molón, Miliamperios en Betamax. Y claro, al final Javiruli no se ha podido aguantar, y a su vez ha creado un blog propio, Hacha de Guerra. Dime con quien andas y te diré cuatro palabritas, reza el subtítulo del blog. Tiramos la casa por la ventana, señora. En fin, que aunque el chiquillo es algo vaguete con las entradas, la verdad es que vale la pena. Así que lo dicho, si quieres lo miras, y si no, no.

Este simpático niño es lector asiduo de Hacha de Guerra

Y no quisiera cerrar sin hacer mención a otra extraña pareja que también se han lanzado al ruedo bloggero,que ya os lo he dicho, que las gentes de bien tienen blog. Se trata de Thanatos & Repeinado, claro que estos son lo más de lo más en lo que a ser cool se refiere: usan wordpress... Centaur's Weblog, que de esta guisa titulan a su blog los zagales, lo que hay que ver.

Pues nada más por hoy, que para acceder a estos peazo blogs tan sólo tienes que hacer click sobre las letritas de otro color. Pero luego volved, eh? Que no me entere que alguien me pone los cuernos.

Canciones:

Monster Magnet: "4-Way Diablo"
Mark Lanegan: "Ocean Bell"
Sepultura: "War for territory"

domingo, 9 de diciembre de 2007

Comentarios inteligentes a precio de saldo. Hoy, Bob Dylan

Si es cuestión de confesar, lo confesaré: no me gusta Bob Dylan. Ok, lo sé, se supone que es algo así como un semi-dios en la Tierra. El músico que dotó al rock de una simbiosis con la poesía. La máxima influencia en el paso del folk al rock. El más grande. El mesías. Y yo qué sé cuántas historias más. El caso es que lo he intentado. Con sus canciones más míticas. Con sus discos fundamentales, como "Highway 61 Revisited". Con sus trabajos de los últimos años, como "Love & Theft". Pero no. Entiendo que eso no me deja en una posición muy creíble. Se supone que si te gusta la música, el rock, o lo que sea, y si sientes especial predilección por épocas pretéritas como os 60's y 70's, se debería considerar a Dylan como un maestro. Pues lo siento, pero no. No puedo con él. O más bien, con sus discos. Me aburren soberanamente.

No me voy a poner en plan radical, no puedo decir que no me gusta NADA de lo que haya grabado Bob Dylan. Entiendo que en todas sus épocas tiene grandes canciones. E incluso a menudo me gustan más las versiones de sus canciones que las grabaciones originales, hablo de gente como The Byrds, Jimi Hendrix o The Rolling Stones. Y como personaje, qué duda cabe, que me parece un tipo interesante.

Podría ser Bob Dylan, Calamaro, Maradona o Ronald Mc Donald

A veces pienso que es problema mío. Y en ocasiones intento enmendar mi error e intentar reescuchar sus discos. En esto de la música, se pasa por temporadas, estados de ánimo, edades... lo que ayer odiabas tal vez mañana te guste. Y he tenido varias experiencias al respecto. Hoy mismo me planteaba hacerme con ese artefacto recopilatorio en el que se supone sus fans han escogido el listado de canciones. Sí, ése que se ha publicado este año 2007. Quizás comenzar con un recopilatorio no es mala idea. Ya os contaré.

Canciones:

Los Rodriguez : "Para No Olvidar"
Mark Lanegan: "Hospital Rall Call"
Starsailor: "Four to the floor"

viernes, 7 de diciembre de 2007

Un día de esos tontos

Hoy ha sido un día de esos tontos en los que tengo esa horrorosa sensación de haberlo desperdiciado. Si se mira con cierto tremendismo y cierta pretenciosa trascendentalidad, perder un día es muy grave. También grave debe ser para mi jefe, hoy ha sido uno de los días de trabajo más improductivos que recuerdo. Pero no se lo digáis, por favor. Aprovechemos que él sí había cogido puente. En fin, volvamos a eso de desperdiciar días. Entronca un poco con esa sensación de viejunismo que arrastro desde que se avecinaba mi cumpleaños. Al día siguiente, me habían preparado una pequeña sorpresa, al entrar en el restaurante me esperaban mis amigos. Y estuvo muy bien. Luego yo quería salir de fiesta. No exactamente porque fuera mi cumpleaños, simplemente se trató de una excusa. Pero casi todos ellos no quisieron apuntarse. No es que me moleste especialmente, no me esperaba que lo hicieran, de modo que ya tenía planes con uno de ellos (el único que sí sabía que saldría) y unos conocidos. Me sorprendió, en cierto modo, que hubieran perdido esas ganas de salir. Ok, no soy precisamente un party animal, pero de vez en cuando sí me apetece una juerguecilla con los amigotes. Eso sumado a la inminente paternidad de uno de ellos ha incrementado mi sensación extraña. Hasta ahora, el tema de los hijos me resultaba muy lejano. Algo se ha perdido en el camino y no me he dado cuenta.

Este tipo sí que sabía divertirse!

En fin, volvamos al tema de los días perdidos. Lo jodido del tema es haberlo perdido por vagancia. También es una consecuencia del inminente final del año. Como simbolismo del fin de un período, me da la sensación de que necesito un sprint de hiperactividad. Como si al final del año se acabara todo. Debe ser esta mierda de invierno, que me agobia.

Canciones:

Placebo: "This Picture"
Iggy Pop: "Nightclubbing"
Anthony & The Johnsons: "Hope there's someone"

jueves, 6 de diciembre de 2007

Fanzine Marca Acme

Este es un pequeño homenaje al fanzine, y me refiero a aquellos fanzines que se publicaban antaño, en papel, sin apenas maquetación, ni mucho menos colores, pero en los que sin duda había mucha más pasión y romanticismo que en todos los blogs del mundo. Esto fue hace unos añitos, ahora me parecen siglos, pero quizás no fueran tantos. Yo era entonces un joven universitario con ínfulas de plumilla revolucionario y rompedor. Pero claro, necesitaba un medio en el que exponer mi arte como juntaletras. Un buen día estaba ojeando un número de "El País de las Tentaciones", y sí, antes de que os lancéis a mi cuello por gafapasta, os diré que yo leo todo lo que se me pone por delante y tenga algo que ver con música, cine, tele o cualquier historia. En fin, creo que la cosa fue así, aunque en este momento me veo falto de memoria. Una persona pedía colaboradores para un fanzine de "pop independiente" de nombre Marca Acme. Bueno, lo del "pop independiente" no sonaba muy bien, aunque el nombre del fanzine molaba. Así que probé. Pronto me encontré al otro lado con Carles J. Lafuente, el que era padre de esta movida.

No me negaréis que el nombre molaba

Enseguida me dio alas para escribir, ya sabéis, una reseña por aquí, un articulito por allá. No comulgaba mucho, más bien casi nada, con la, digamos, linea editorial, más cercana a la banda nacional o incluso local de pop. Pero obviamente no se tocó ni una coma de mis textos, y aunque algunos fueran rechazados (recuerdo, por ejemplo, una reseña del "Californication" de los RHCP), entre mis gustos y los de Marca Acme habían algunos puntos de convergencia, como OCS, Iggy Pop, y sobretodo muchas "críticas" (y permitidme el uso de las comillas) de películas. Y cuando un buen día me llegó, por correo (postal, of course) ese fanzine de tamaño A4 doblado, todo impreso con esos textos firmados como gobo, bueno, me sentí como si fuera Cameron Crowe, o algo así. Y eso que reconozco que eran bastante chungos. Resulta curioso comprobar la enorme influencia que César Martín tenía en mi manera de describir conciertos, discos o películas. Entonces pasaba mi fase más fanática de Popular 1.

Ese fanzine, Marca Acme, junto con otro, Miracles For Sale, organizaban lo que llamaban el Mini-Festival Pop. Se trataba de una serie de grupos poppies españoles y alguno extranjero, de corte independiente. Y claro, Carles me invitó a asistir. Y de paso, le pude conocer. Debo reconocer que me chocó, era un tío que ya tenía unos ventimuchos, o trentaypocos, no sé, padre primerizo y en definitiva, me noté muy lejos de él. Tal vez me esperaba un jovecito insolente luciendo orgulloso una camiseta de Sexy Sadie y hablando de que el lunes tenía un examen. En su lugar me encontré a un tipo normal, apasionado de lo que hacía, sí, pero sin aspavientos. En mi cabeza, el cabeza pensante de un fanzine tenía un aspecto y una forma de ser muy definida. Estupideces de pipiolo. Por otra parte, bueno, el Mini-Festival Pop me pareció un absoluto aburrimiento. Y afortunadamente nadie me pidio que escribiera nada al respecto. Mi relación con Marca Acme no duró mucho. No era mi sitio, y encontré otros medios en donde exponer mi arte, como la revista universitaria COCOS o el fanzine electrónico Riff-Fanzine, de los que otro día os hablaré. Y por supuesto, años más tarde descubrí el mundo del blog, que sigue pareciéndome apasionante. Ya sabéis, es como tener mi propia revista, es la libertad en la red de que cada cual diga y exprese lo que quiera en un foro abierto.

El otro día encontré un número de Marca Acme en casa de mis padres, en mi ex-cuarto que sigue siendo un pozo sin fondo de recuerdos en forma de artilugios y otras tontadas. No puedo más que tener un buen recuerdo de Marca Acme y de Carles J. Lafuente (siempre me gustó que firmara con ese nombre, tan de periodista de El País), un tipo muy majete a quien dejé un poco tirado. De modo que si lee estas líneas, cosa que sinceramente, dudo, vaya un recuerdo para él.

Canciones:

R.E.M: "Walk unafraid"
Neil Young: "Cortez the killer"
Iggy an the Stooges: "Gimme Danger"

martes, 4 de diciembre de 2007

Mark Lanegan

La intención no era hablar de Mark Lanegan. El caso es que por mi cumpleaños unos amigos me regalaron un CD de Lanegan. Sabían que me gustaba, y me compraron el "Bubblegum", su último disco "en solitario", disco que ya tenía. Hoy he ido, pues a cambiarlo, y he adquirido el de Soulsavers, en el que Lanegan colabora cantando unas siete u ocho canciones (??) y participando en su composición también (??), lo cuál me lleva a pensar que se trata de un disco más de Lanegan.

Leo en Wikipedia (que no deja de ser un medio de lo menos fiable, pero en fin) que los tales Soulsavers son "an English production and remix team", responsables entre otros del remix del "Four to the floor" de Starsailor, lo cuál me descoloca más. Si me hubieran dicho en 1998 que Lanegan haría un disco con una suerte de DJ's no me hubiera creído nada. En fin, que nadie se lleve a equívoco, el disco en cuestión, "It's Not How Far You Fall, It's The Way You Land" es casi totalmente un disco de Lanegan, más cercano a su estilo antiguo que a lo que se supone grabarían unos "remixers". Lo he escuchado de vuelta a casa y me ha gustado mucho reencotrarme con esa voz profundísima de un tío que se fuma cartones de Marlboro y desayuna mojando madalenas en Jack Daniel's. Y me ha retornado de golpe a esos años 98 o 99 en el que descubrí a Lanegan.

Entonces acababa de cerrar su etapa con Screaming Trees, una de las bandas injustamente peor tratadas de la era grunge. Ya había publicado entonces varios discos en solitario, sin embargo en el 98 publicó la que para mi gusto es su obra cumbre, "Scraps at midnight", un disco que me atrevo a recomendar a cualquiera que tenga sangre en sus venas y no pase un mal momento. En ese caso, no es recomendable, ya que se trata de la clase de disco que no invita al optimismo, precisamente. No me quiero deshacer en más elogios, que cada cual se lo compre y punto. Todavía no sé exactamente por qué acabé con ese CD en mis manos, supongo que la crítica de Popular 1 que lo ponía por las nubes ayudó. Y poco después, resultó que tocaba en Barcelona, en la mítica y desaparecida sala Garatge.

De esta guisa se presenta en su web... cosa profunda, oyes

Entonces tenía, en la universidad, un amigo con el que compartía gustos musicales muy afines y nos dedicábamos a descubrir joyas de Led Zeppelin, The Doors, Mad Season o Jon Spencer. Y nos recuerdo yendo emocionados a ese concierto, sin saber bien qué nos íbamos a encontrar, con una entrada que nos costó creo que unas miserables 1200 ptas. El caso es que Lanegan era el típico artista maldito que iba de drogas hasta arriba, los rumores apuntaban a que estaba chungo y yo sólo había visto fotos suyas en imágenes promocionales de los Screaming Trees, varios años antes. Salió el telonero, Mike Johnson, ex-Dinnosaur Jr., y por un momento dudé si era el propio Lanegan. Hoy parece absurdo, pero entonces no tenía Internet en casa, los medios no sacaban fotos, en la carpeta del disco no había tampoco y todo tenía un pequeño halo de misterio. Fue un conciertazo, uno de los mejores que jamás he visto. Y desde entonces, me dediqué a conseguir sus discos anteriores.

Poco a poco Lanegan se fue haciendo más popular, y que se entienda que cuando hablo de "popular" no me refiero a "popular" com Ricky Martin. Lo más increíble llegó cuando de repente, el mundo gafapastil que representa la revista Rockdelux le dedicaba también elogios. Llegué a ver a Mark Lanegan 2 veces más en directo, una tercera si se cuenta la gira en que acompañó a QOTSA. Era un buen momento para Lanegan, y para mí, seguía en un pedestal, convirtiendo en oro lo que tocaba. Y vino el famoso "Bubblegum", con el que se suponía volvía al rock, abandonando un poco esa faceta folkie-blues oscura. Sin embargo, algo no me cuadraba. No era un mal disco, no, pero para mi supuso un pequeño batacazo.

Tal vez era el concepto. Lanegan para mí es el artista ideal para esos largos, duros, tristes, fríos y oscuros días del otoño y el invierno. Por eso casi nunca escucho su música en verano. Luego el amigo se nos volvió algo vaguete, y se dedicó a hacer colaboraciones, ante una pléyade gafapastil rendida a los pies del nuevo divo. No, este ya no era el Lanegan que vi en Garatge. Probablemente le juzgué duramente, y me olvidé un poco de él. Hasta hoy. Tengo ya ganas de escuchar de nuevo este disco de Lanegan y los dichosos Soulsavers, en el que además se marca dos versiones (de Neil Young y de los Stones) magistrales. Me siento como reencontrándome con un viejo conocido.

Canciones:

Mark Lanegan: "Kingdoms of rain"
Mark Lanegan: "Carnival"
Mark Lanegan: "Field song"