domingo, 2 de enero de 2011

Avenue B

Hoy me gustaría reivindicar un disco de Iggy Pop que ha quedado olvidado casi por completo, “Avenue B”, que publicó en 1999. Venía predecido por una serie de trabajos que le habían reportado un cierto reconocimiento y un cierto estatus, ya que en los 90’s era reverenciado por una nueva generación de músicos que iban desde el hard rock de LA hasta los popes de la “era alternativa”. Y de repente se le ocurre publicar un disco con muy poquito hard rock, nada de punk, bastante de jazz, influencias de bandas sonoras, y todo aderezado con una aureola depresiva e intimista.

Basta con echar una ojeada a la portada: la cara de un Iggy Pop, en primerísimo plano, envejecido (mostrando sus 52 años que tenía entonces) y, por lo menos, así me lo parece a mí, entristecido. Nada de poses, nada de su clásica mirada socarrona. Y en cuanto suena el primer corte, oh, sorpresa, un fondo de sintetizador de esos que Angelo Badalamenti se hartó de usar en Twin Peaks y un Iggy que con su voz engolada y profunda recita un discurso frío, oscuro y con un poso de depresión en la que habla de su camino a la vejez, de soledad, de muerte, del tiempo que le queda… y cuando aún nos estamos recuperando del shock, el siguiente corte, “Nazi Girlfriend”, una suerte de balada acústica de tono bastante sombrío. Para rematar la tríada inicial con el que me parece la mejor canción del disco, “Avenue B”, un tema pseudo jazzístico, más cercano a los discos de madurez de Lou Reed que al pasado Stooge, y en donde Iggy Pop demuestra que tiene una manera de cantar estupenda. A esas alturas, quienes se hicieron con el disco influenciados por la reedición de “Lust For Life” que se volvió a popularizar con la banda sonora de “Trainspotting” lo debían haber tirado a la basura.

Da cosica...

¿No hay rock n’ roll acaso en el disco? Sí, claro que sí, supongo que Iggy Pop no se atrevió a sacar un disco sin rastro de rock, aunque la verdad, parecen cortes añadidos, algo un poco impostado, tal vez incluso presionado por una compañía discográfica asustada de publicar un disco de Iggy sin que atronara una guitarra. Así, incluye una versión del clásico “Shakin’ All Over” y un divertimento medio rockero, medio latino que canta en castellano (¿?!!) y que titula, en un alarde de originalidad, “Español”. El resto de cortes electrificados se mueven en una onda más experimental, como la interesante “Corruption”.

Con el tiempo se ha ido convirtiendo en un disco que voy apreciando más y más, aunque reconozco que al principio, a mí, como a mucha gente, supongo, causó gran sorpresa, y decepción en algunos casos. Los cortes de monólogo me parecen lo más flojito del disco, pero en general, me provocan una extraña sensación, y es la de tener a un Iggy Pop íntimo, sincerándose de una manera tan directa. Y a nivel musical, lo curioso es que ha tardado 10 años en publicar un disco completamente alejado del rock (“Préliminaires”, 2009). Y aunque me encanta la carrera de Iggy en solitario, sus discos de rock visceral, pero también de rock más experimental, me parece una faceta muy interesante para un músico que corría riesgo de caer en la autocomplacencia.

PD: en Spotify podéis escuchar todo el Avenue B

Canciones:

Iggy Pop: “AvenueB”
Iggy Pop: “Corruption”
Iggy Pop: “Nazi Girlfriend”

8 comentarios:

eric waits dijo...

Aunque a alguno le pueda sonar muy raro ... este es de mis discos favoritos de Iggy pop de todas las epocas. Buen gusto como no podia ser menos ... Feliz Año.

Wen dijo...

No conozco casi nada de Iggy Pop, pero siempre me viene a la cabeza una canción que oí hace miles de años y que interpretaba con una pelirroja. Candy candy candy i cant let you go.... se me metió en la cabeza... y aunque pasan los años no me sale... XD
Saludos, me alegra verte de vuelta por estos mundos

Belén dijo...

La verdad es que tienes razón, es un disco que a mi personalmente me gusta mucho... será que no me importa ver a los roqueros envejecer y con la depresión de por medio je

Besos

kar dijo...

ERIC, supongo que leyendo un poco sobre tus gustos musicales, no resulta tan extraño que te guste este disco. Feliz año!

WEN, candy,candy,candy I can't let you go... temazo de la vida, la pelirroja es Kate Pierson de los B-52's ...

BELÉN, no sé, no es que me importe ver a un Iggy envejeciendo y sincerandose (más o menos), pero en su momento me chocó... ya sabes, Iggy era ese ser inmortal de la edad de mi padre pero que rockeaba mucho más duro que yo (eso por supuesto), que estaba de vuelta de todo, que tenía los huevos más grandes que nadie, que era salvaje sin ser descerebrado... y de repende le oigo diciendo que "se plantea los años que le quedan de vida" y todas esas cosas. Pero precísamente ahora valoro mucho más y me gusta mucho más ese disco. besos

Erik dijo...

Nunca he entrado mucho con Iggy, sólo me he escuchado el Raw Power y no sé por qué no he escuchado nada más, porque bueno es a lo bestia. Pero por cómo dices que es, supongo que éste disco es para los que ya son amantes incondicionales de Iggy jajaja

Saludos.

anxlsuperstar dijo...

En este disco, Iggy le dedicó dos temas a una chica que conozco. La verdad es que suena muy alejado de lo que nos tenía acostumbraos.

kar dijo...

ERIK, la discografía de Iggy en solitario es distinta entre sí, hay momentos más rockeros, momentos más "bowie", momentos más punk... Lust For Life, The Idiot, New Values, Instinct, Brick By Brick, American Caesar... cualquiera de ellos vale la pena

ANXL, tu amiga le debió de haber dejado tocado, recuerdo entrevistas con Iggy de aquella época y lo reconocía. No sé si podría tener una amiga así, me enviaría a la mierda por coserla a preguntas, juas.

Saludos

Anónimo dijo...

Una obra maestra