jueves, 23 de octubre de 2008

I'm a po' boy alone and faraway from home


Las noches de hotel por trabajo suelen despertar en mí un lado melancólico. Y no será que no esté acostumbrado, paso varias a lo largo del mes. Y aún así, ya ves. Tal vez sea que hoy no me encuentro bien, que el otoño frío y lluvioso ha llegado para quedarse, o simplemente un poco de todo a la vez. En este hotel se podría decir que vengo a menudo, que ya tengo adquiridas unas rutinas. Me suena la cara de la recepcionista de la noche, y de la de la mañana. También de la camarera que me sube la cena. Me sé lo que puedo pedir en la habitación, incluso conozco la mayoría del menú del restaurante. Sé dónde dejan los periódicos, y las distribuciones de las habitaciones. Están las que dan a exterior, y las de interior. La vista por la ventana no es mucho mejor en unas que en otras.

En los hoteles acostumbro a tirar de internet para pasar la noche. Hoy me dedico a dar rienda suelta a mi vena cotilla fisgoneando en Facebook, en el grupo de la escuela donde cursé el BUP y el COU. Casi no conozco a nadie. En estos momentos creo que mi tarjeta de acceso a internet por GSM (que me finanza, ufana, la empresa) es una de mis posesiones más preciadas. Sin embargo, justo antes de dormirme, o justo al despertar, tengo la estúpida manía de ponerme a mirar la tele. Cosa que soy incapaz de hacer en casa. Hoy la tengo apagada. A veces la dejo encendida, pero sin volúmen. No me preguntéis por qué. Ahora llueve, y supongo que el club Lorena, en el callejón de detrás, debe estar en uno de los momentos álgidos de la noche.

La semana que viene no va a haber microrrelatos. Debería enviarlos antes de mañana a las 12, pero no tengo el cuerpo para inspiraciones, necesito algo de paracetamol y dormir varias horas. Ya veis que la constancia no es una de mis virtudes. Así tengo excusa para una frase inicial complicadilla. Mañana más, tal vez incluso mejor. O igual no.

Canciones:

Manic Street Preachers: "Umbrella"
Billy Idol: "Eyes without a face"
Guns n' Roses: "Live and let die"

4 comentarios:

Belén dijo...

Bueno, los hoteles siempre me han parecido muy nostálgicos, y eso que yo solo los he usado de placer, quiero decir, que mi trabajo nome hace pasar noches en hoteles de España ;)

Pero si, tienen su aquel...

Y no es que no seas constante querido, estás malito...

Besicos

Karioshi dijo...

Amigo Kar,

tengo exactamente la misma sensacion cuando estoy todo solano en algun lugar de Spain/Europe. Te da por hacer cosas que nunca harias en tu casa; es mas, yo siempre me llevo temas para aprovechar el tiempo (trabajo, idiomas, ordenar el PC, fotos) y nunca hago nada porque caigo en la desidia total

eric waits dijo...

... me añado al club de los hoteleros solitarios frente a la TV sin voz ... y al de "la próxima vez tengo que hacer esto o aquello" que finalmente se convierte en "una vez más no he hecho nada de provecho".

kar dijo...

BELÉN, gracias por la compasión... afortunadamente de aquello sólo me queda ahora mismo una voz entre Don Vito Corleone y Carmen de Mairena. Nada grave. De manera que si el faenón que tengo esta semana me lo permite, la semana que viene reincidiré con los microrrelatos.

KARIOSHI, grandes verdades en tu comentario. Nunca se acaba por hacer nada de provecho. Es un axioma inamovible.

ERIC WAITS, eso de "El Club de los Hoteleros Solitarios" suena bien para una banda de bar.

saludos