martes, 1 de mayo de 2012

Ampliación del campo de batalla


El año pasado le dedicaba una entrada a Michel Houellebecq que iniciaba con una boutade un poco sonrojante, la verdad, cosas de la autocrítica. Decía así:

Pocos escritores contemporáneos me han dejado más profunda huella que Michel Houellebecq, francés de apellido imposible, a quien descubrí hace poquito más de un año.

Bueno, varios meses más tarde, no sé si tan profunda huella me ha dejado o no, ¿acaso eso importa? Aunque si tenemos en cuenta el número de novelas suyas que me he leído en un período inferior a veinte meses, en fin, tal vez sí que me haya, si no dejado “profunda huella”, gustado de una manera particular. Que yo el masoquismo me lo dejo para ámbitos más privados y definitivamente más entretenidos que esto de los libros. Y no me voy a extender en ello, no me sean marranos.

Me toca, sin embargo, hablar de la primera decepción que me llevo, tras dos novelas de esas que como el buen gazpacho, se te repiten, esta vez en la mente, no en la boca, aún después del tiempo transcurrido tras su lectura, “Las Partículas Elementales” y “El Mapa Y El Territorio”, y una tercera novela algo más discreta en la forma, que no en el fondo, “Plataforma”.

Animado por la lectura de esas obras, di con “Ampliación Del Campo De Batalla” (gran título!!), que se trata de la primera novela del francés. Y bien, leída después de los títulos ya mencionados, parece como si esta “Ampliación Del Campo De Batalla” fuera una suerte de ensayo para lo que vendría después. Siendo un libro corto, esboza temas, actitudes e ideas que irá retomando en sus futuras novelas, sin desarrollar ninguna de ellas del todo.

El nihilismo, el desapego hacia las relaciones hombre-mujer, una cierta misoginia, el desprecio hacia los estamentos sociales y el buenismo, la frialdad de la sociedad urbana actual... todo ello está presente en “Ampliación Del Campo De Batalla”. Y sin embargo no redondea. Propone pero no culmina, como sí que lo hará en sus novelas posteriores. En resumen, si no han leído nada de Michel Houellebecq antes, entonces puede ser una buena opción. Si ya han leído alguna de sus novelas, láncense a ésta sólo por afán completista.

Canciones:

The Doors: “The Changeling”
Afghan Whigs: “Miss World”
Eagles Of Death Metal: “Wannabe In L.A.”

2 comentarios:

Dani dijo...

'El nihilismo, el desapego hacia las relaciones hombre-mujer, una cierta misoginia, el desprecio hacia los estamentos sociales y el buenismo, la frialdad de la sociedad urbana actual...'

Esto al Dani de hace varios años le habría cautivado no sabes cómo. Al Dani de mayo de 2012 no tanto, Dani que por cierto ahora se haya excesivamente ajetreado como para aceptar propuestas literarias.
¿Y para qué comenta Dani entonces?

kar dijo...

DANI, esto del yo de hace varios años pensando en el yo de 2012 me suena un poco a la segunda (y nunca suficientemente valorada) segunda parte de Regreso Al Futuro... en fin, recomendable, claro que sí, si es que quieres aceptar tales propuestas literarias